“Tempestad y locura”, concierto doble de presentación, en el ADDA

 

Cartel Orquesta Barroca Principal definitivo

Cartel Orquesta Barroca Programas definitivo

Cerca de 400 personas pudieron disfrutar el nacimiento de la Orquesta Barroca de Alicante el pasado 29 de mayo en el ADDA, con una calurosa acogida por parte de un público inusual, con muchos jóvenes, estudiantes, familias con niños, profesores, gente venida de diferentes puntos de la provincia, y por supuesto muchos melómanos, y amigos y seguidores de la orquesta que están apoyando el proyecto desde sus inicios.

La Orquesta Barroca de Alicante se presentó con una gran energía y una cuidadísima puesta en escena, con dos conciertos homenaje a Cervantes y Shakespeare en el cuatrocientos aniversario de su muerte. Cabe destacar la original orquestación del repertorio, que consiguió realzar cada movimiento explotando al máximo las posibilidades expresivas de los instrumentos, en una valiente apuesta por la variedad, la sorpresa y una rica ornamentación, y haciendo gala de una amplia gama dinámica, una articulación muy sofisticada y una gran soltura estilística. Eduardo Fenoll se hizo cargo de dirección musical con gran entrega, dirigiendo e interpretando desde el violín con gran virtuosismo como concertino y solista. La bailarina Eva Narejos deleitó nuestros ojos con una actuación deliciosa poniendo en escena las danzas de La Tempestad, y el narrador Juan Antonio Olmedo, caracterizado como un hombre de letras del siglo XVII, nos acercó a las obras de Shakespeare y Cervantes con su característicos buen hacer y elegancia.

Entregalibro

Juan Anotnio Olmedo03.jpg

Eva frugal.jpg

“Desde el escenario vimos muchas caras de niños boquiabiertos que escuchaban y observaban, fervorosos aplausos y mucha admiración, la gente estaba realmente emocionada, como nosotros…” Los integrantes de la Orquesta Barroca de Alicante están entusiasmados con el proyecto, una experiencia enriquecedora a todos los niveles gracias al interés del proyecto, a la belleza del repertorio y a la implicación musical y humana de todo el equipo.

Orquesta06.jpg

Notas al programa 

La Tempestad de William Shakespeare es una obra teatral que presenta la historia de Próspero, Duque de Milán, y su hija Miranda, abandonados por el hermano de Próspero en un bote a su suerte, consiguiendo llegar a una isla desierta llena de misterios y magia. Próspero provoca una tempestad en el mar para hacer naufragar al barco de sus enemigos, y utilizando magia, espíritus y a un indígena llamado Calibán, engaña a los supervivientes del naufragio para conseguir sus propósitos. Finalmente Próspero recupera el ducado, se reconcilia con todos y celebra la boda de su hija Miranda.

La Tempestad del compositor inglés Matthew Locke es música instrumental escénica compuesta a finales del siglo XVII sobre la obra homóloga de Shakespeare. Una Introduction a la francesa inaugura la obra, sucediéndola diferentes danzas con un lenguaje rítmico y armónico riquísimo y sofisticado característico del barroco del siglo XVII, combinadas en suite y con todos los elementos característicos: la alegría de la Galliard, la elegancia de la Gavot, la sensualidad y ligereza de la Sarabrand, un soprendente Lilk, el carácter campechano del Aire rústico, el Minué encantador con su combinación de ritmos binarios y ternarios, y una Jigge marcial con aire triunfante. Entre las danzas el compositor inserta la extraordinaria Curtain tune in the tempest, una pieza abstracta y descriptiva que dibuja musicalmente los elementos de la naturaleza durante la tempestad, y una de las primeras partituras de la historia con indicaciones de intensidad y carácter musical. El final de la obra es un doble canon de estilo renacentista.

El Concierto de Brandenburgo n 5 de Johann Sebastian Bach viene a equilibrar este programa entre la tempestad y la locura. Tiene forma de concerto grosso en que el concertino está formado por el traverso, el violín y el clave. El concierto para teclado empieza su andadura en la historia con este concierto, pues aunque el clave todavía desarrolla el bajo continuo en los tutti, la relevancia de sus intervenciones es muy novedosa, sobre todo como protagonista de la extensa y virtuosística cadencia del primer Allegro; el Affetuosso es un trío en si m, íntimo y bellísimo; y el tercero presenta una gigue con un rico contrapunto, y aparece dividido en tres secciones A-B-A, cerrando alegremente el concierto.

La Chaconna en sol m del compositor inglés Henry Purcell es una deliciosa colección de variaciones sobre un basso ostinato. Nuestros clásicos del Siglo de Oro (Lope de Vega, Quevedo, Cervantes y Góngora), describen las chaconas del siglo XVI como una danza descarada y atrevida. Cervantes en La ilustre fregona nos cuenta:

“Entren, pues, todas las ninfas
y los ninfos que han de entrar,
que el baile de la chacona
es más ancho que la mar.
Requieran las castañetas
y bájense a refregar
las manos por esa arena
o tierra del muladar”. […]

Pero poco a poco la chacona fue transformándose en danza lenta y ternaria, gracias al desarrollo de la música instrumental y a la estilización de las danzas, y fue difundiéndose por toda Europa a lo largo del siglo XVII.

Georg Phillip Telemann fue un compositor alemán contemporáneo de Bach y Handel, y su Suite burlesca de Quixote fue la primera obra de cámara de carácter programático sobre el texto de Cervantes. Siguiendo un esquema similar al literario con las andanzas, personajes y escenas del hidalgo Don Quijote de La Mancha, Telemann presenta una Overture a la francesa con la usual sección fugada, y siete movimientos, con ingredientes musicales del barroco tardío y algunas novedades del estilo galante, todo aderezado con efectos, onomatopeyas, una fiel descripción musical de los personajes y situaciones y un buen retrato de nuestra tradicional comicidad castellana. En El Despertar de Don Quijote un minué con acompañamiento en pizzicato nos recuerda el galopar de un caballo desde sus sueños de caballero andante. En El ataque a los molinos de viento Don Quijote se intenta defender de imaginarios gigantes, en una escena musical llena de agitación y valentía. Su idealizado amor hacia Aldonza Lorenzo se hace patente y tierno en Suspiros por la princesa Dulcinea. Los muchachos del pueblo mantean al escudero de Don Quijote en Sancho Panza burlado, ambientando una cómica y ridícula situación. En El sueño de Don Quijote el caballero cansado duerme y sueña con sus conquistas, resumiendo la alegría de vivir del viajero que persigue sus ideales y lucha por un mundo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s